MENU

Viviendas en Navalcarnero


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Viviendas protegidas en Navalcarnero (Madrid)

Concurso de ideas HACEMOS CIUDAD (2006)

 

 

LEMA: CRONISTA

Los  niveles de reflexión que suscita una operación como esta, una densa y gran superficie de viviendas de Protección Oficial, son tres:

1.-En primer lugar, pensar en el bloque como una pieza sistemática dotada de una estructura clara que posibilite tanto la adecuación a las diferentes condiciones geométricas de las manzanas como la variedad de tipos en su interior. Un claro sistema estructural y a su vez compositivo resuelve estos aspectos. Se utiliza un módulo basado en la prefabricación (4.60 metros) que organiza cada vivienda métricamente, a la vez que permite la inserción dentro de esta trama de las piezas de servicios, que es el elemento de orden común a todos los tipos de viviendas.

El asumir la máxima profundidad edificable, teniendo en cuenta el mínimo número de comunicaciones verticales así como la necesaria ventilación cruzada, nos condujo a un planteamiento de patio central longitudinal en el que se sitúan los núcleos de  comunicación que conectan con los diferentes corredores de acceso a las viviendas. Se trata de un espacio de transición entre el espacio generado entre bloques y cada una de la viviendas, enriqueciendo el recorrido desde el exterior al interior.

Para conseguir el número óptimo de viviendas, existen bloques que aumentan su densidad mediante tipos completamente pasantes, que ocupan parte del patio con sus piezas de servicio facilitando así su ventilación.

Con la combinación de ambos tipos de bloques se consigue alcanzar en todas las unidades el número máximo de viviendas sin la necesidad de recurrir a la construcción de áticos sobre la última planta, operación que desvirtúa una clara lectura volumétrica de la actuación.

Estos argumentos dan como resultado fachadas seriadas que dejan vistos los elementos estructurales entre los que se sitúan las protecciones solares, generando una textura con diferentes matices. Lo mismo sucede en los alzados interiores hacia el patio, donde los módulos entre la estructura son ocupados por elementos de almacenaje, que ven intensificada su presencia por el hecho de no llegar a tocar el techo, permitiendo que el encuentro entre forjado y armario se convierta en una ventana rasgada.

2.-En segundo lugar, reflexionar sobre la manzana como unidad que alberga diferentes bloques configurados según las necesidades  tipológicas y métricas de la misma. Así, cada manzana se compone de diversos bloques dejando entre ellos espacios libres de 17.20 m de ancho, ajardinados en su zona central. Se establece así una alternancia entre vacíos y llenos; un diálogo entre el espacio libre del patio contenido en el bloque y el bloque rodeado por espacio libre. Son espacios de relación entre vecinos con carácter semi-público a los que vuelcan las viviendas. La independencia de las manzanas se consigue elevando los forjados de planta baja, hecho que además permite la ventilación natural de los aparcamientos.

3.-En tercer lugar, reflexionar sobre el crecimiento y la posible modificación de dicha manzana. Al abordar la ordenación de todo el ámbito de actuación se establecen también una serie de pautas que marcan la implantación de los bloques en las diferentes parcelas. Partimos de una unidad básica compuesta por cuatro bloques de 110.40 m de longitud  y 15 m de anchura, separados entre sí una distancia de 17.20 m. Esta unidad ocupará las cuatro manzanas centrales de la ordenación girando en fracciones de 90 grados, con la intención de conseguir mayor diversidad de perspectivas y fugas visuales. En las otras tres parcelas, la longitud de los bloque se modificará para absorber las condiciones geométricas de cada una de ellas. En las otras tres parcelas, la longitud de los bloque se modificará absorbiendo las condiciones geométricas de cada una de ellas y disponiendo eventualmente bloques girados 90  a fin de evitar una excesiva regularidad del conjunto.

Finalmente, y dado que existen importantes desniveles entre las diferentes calles, los bloques se insertan en la parcela con diferencias de altura de una planta, hecho que genera la posibilidad de conceder vistas lejanas sobre el paisaje.

 

Autores: Clara Elena Mejía Vallejo, Juan Deltell Pastor, Guillermo Mocholí Ferrándiz, Carolina Martí Sendra

Colaborador: Antonio Rentero Pereira

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1770
0